Aviso a mis visitantes, a los nuevos y a los viejos (cariñosamente, jajaja)  que este blog ha sido discontinuado (?) y continuado en mi nuevo blog “Soy Mormona”.

Decidí juntar todos mis blogs en mi cuenta original de Blogger donde tengo no solo este blog que ahora se llama “Soy Mormona” sino mi 1º blog “La Ivy’s on wheels!”. Si, soy esa Ivana Carina, ¡la Ivys!, ¡ajajaja!

Así que los que caigan de casualidad o causalidad, para mis asiduos (?) visitantes y no tanto, me hacen clic acá y los lleva directamente al nuevo sitio.

¡Muchas gracias! ¡Y los espero por allá!

Ivana Carina. – La Ivys!

 

Photobucket

 

20 de enero de 2009

"Pedid y recibiréis...."

jesus

Como la mayoría de las personas nosotros creemos en Dios el Padre, en Jesucristo Su Hijo, y en el Espíritu Santo.

Tres seres separados, distintos entre si.

El Padre Celestial y Jesucristo son seres resucitados con cuerpos celestiales, es decir que una vez fueron como nosotros.

La vida de Jesucristo la encontramos en la Biblia, que es el libro más "popular".

Cuenta la vida de Cristo antes de nacer - el Antiguo Testamento - y después, - El Nuevo Testamento - durante su ministerio terrenal.

El Espíritu Santo es un personaje de espíritu, con forma de hombre, pero que no tiene un cuerpo tangible. Su Misión es la de testificar acerca de Dios y de Jesucristo.

Sabemos que Jesucristo nació de María, que era virgen; que su Padre Celestial fue Dios, y que su padre terrenal fue José, quién cuidó y crió a Cristo junto con Maria, hasta que empezó Su Ministerio.

No adoramos imágenes, santos, ni ninguna otra cosa.

Creemos en un Dios vivo.

Creemos en un Cristo resucitado, que dio Su vida en la cruz para que cada uno de nosotros pudiera resucitar, vencer la muerte física y regresar a la presencia de Nuestro Padre Celestial; siempre y cuando obedezcamos los mandamientos y los principios que nos llevaran hacia Ellos .

El Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo, que junto a La Biblia, testifica de Cristo y su ministerio.

Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tenemos principios con los cuales nos regimos a lo largo de nuestra vida, aparte de los 10 Mandamientos.

Al principio del blog, en una de las primeras entradas, - y en el menú debajo del head/cabecera -, encontrarán los "Artículos de Fe".

Estos "Artículos de Fe" son:

Trece puntos básicos de creencia a los cuales se adhieren los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

José Smith los escribió originalmente en una carta dirigida a John Wentworth, editor del periódico Chicago Democrat, en respuesta al deseo que éste expresó de saber lo que creían los miembros de la Iglesia. Ese documento llegó a conocerse como la Carta a Wentworth, y se publicó por primera vez en el periódico de la Iglesia Times and Seasons, en marzo de 1842. El 10 de octubre de 1880, por el voto de los miembros de la Iglesia, los Artículos de Fe se aceptaron formalmente como Escritura y pasaron a formar parte de la Perla de Gran Precio. [Fuente: Las Escrituras (Por acá el site)]

Una de las formas de averiguar si lo que uno cree o le enseñan es verdadero, es algo que muchos de nosotros hacemos de distinta manera, y que llamamos rezar u orar.

En La Biblia hay una escritura que puede ayudarnos con respecto a este tema.

En el libro de Santiago, el Apóstol les escribe a los Santos que se encuentras dispersos acerca de la Sabiduría de Dios. En el capítulo 1, versículos 5 y 6 dice:

1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 
1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Soy de la idea de que tengo que saber o al menos buscar alguna pista o alguna cosa que me ayude a creer, a saber, si lo que creo y lo que estoy haciendo es verdadero.

La oración es la forma perfecta de buscar sabiduría y recibir respuestas.

No esperen que se les aparezca un ángel o alguna cosa "extraña" - salvo que Nuestro Padre Celestial lo considere necesario, Sus caminos no son nuestros caminos.... - , pero lo que sí les puedo asegurar es que cuando uno busca con fe saber algo acerca de Dios y Jesucristo, pero sinceramente, una de las formas es orar. Y las respuestas vienen, de una u otra forma llegan, se los aseguro.....

Y no solo para saber algo, si no que orar sirve en todo momento.

Puedo decir que en mis peores momentos - después del accidente, en este caso -, cuando solo me salían las lágrimas de impotencia y de dolor porque no entendía lo que me estaba pasando, preguntaba al Padre Celestial qué es lo que tenía que esperar o como hacer para sobrevivir a toda esa angustia....

Y les puedo asegurar que en esos momentos aciagos, la tranquilidad y la certeza de que había esperanza, de que tenía que segur adelante a pesar de todo, la sentí en mi mente y en mi corazón de tal manera que, si bien seguía angustiada y dolorida, YO SABÍA QUE TODO IBA A SALIR BIEN.

Son cosas que UNO TIENE QUE EXPERIMENTAR.

La Fe es algo que tenemos que buscar y aceptar.

Yo pude saber que Dios y Jesucristo viven, que mis creencias y los principios que rigen mi vida son verdaderos, porque un día tuve que humillarme, orar, y preguntar si todo esto era verdadero.

Y puedo decir con total certeza, que estas cosas son verdaderas, que Cristo vive, que Nuestro Padre Celestial nos ama, que esta jornada terrenal es la preparación para poder regresar a Su Presencia; que solo depende de mí, de mi obediencia y de hacer todo lo que esté a mi alcance para que mi hijo y yo podamos regresar a la presencia de Nuestro Padre Celestial.

Porque todo es Una Cuestión de Fe.

6 opiniones:

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Me encanta que nos enseñes sobre tu religiòn!! Y sì! es una cuestiòn de fe!! Siempre hay que tenerla y dejar que Dios obre por nosotros. Gracias!

dondelohabredejado dijo...

Es muy interesante enterarme sobre tu religión. La verdad es que hay cosas que no me entran en la cabeza, y no puedo entenderlas. Pero sí me queda bien claro que el orar da sus frutos cuando se hace con Fe. Y que dudar nos aleja de nuestros pedidos. también me ha sucedido que lo que he pedido se me ha concedido. A veces las respuestas llegan de modos muy extraños, y a veces también de un modo mágico, que agradezco con todo mi corazón cuando es así.
Pedir y agradecer fortalecen el autoconocimiento y la Fe. Nos dan la seguridad, más por sentirlo que por pensarlo, de que existe algo superior y nos damos cuenta realmente de la proporción de las cosas en la vida, y lo que es realmente importante.
Creo que tener la fe que vos has mantenido en una prueba tan dura como la que te ha tocado pasar, seguramente te habrá elevado muchísimo, y seguramente es lo que ha hecho que pases esa prueba del modo en que la has pasado.
un abrazo, y gracias por compartir esto, tan importante.

Julieta dijo...

La fe todo lo puede,por eso en nuestros momentos malos lo mejor es recurrir a la oración o como yo digo siempre : hablar con Dios..Un beso...

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Pasà por www.paraayudaralquelonecesita.blogspot.com porque tenès un premio!!

Pablo Ezequiel Maidana Larraura dijo...

Eso es lo que nos mantuvo, nos mantiene y nos mantendra tan fuerte como siempre en nuestra lucha para con la salud de Pablito.
Es todo lo que tengo, pero lo único que preciso... mi FE.

KRONIK dijo...

Y si estuvieras equivocada, sería una magnífica equivocación.

Digna de imitar.

Saludos

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados